Iglesia de Santa Eulalia

La Iglesia de Santa Eulalia es la iglesia parroquial principal de Paredes de Nava, aunque no la única. Antiguamente fueron un total de cuatro parroquias en funcionamiento, dada la gran importancia adquirida por esta localidad a lo largo de los siglos XV, XVI y XVII, y por lo tanto hoy en día se pueden contemplar esas otras tres iglesias que serían San Juan, a la entrada de Paredes y que actualmente se encuentra en ruinas; San Martín, templo desacralizado y rehabilitado como Centro de Interpretación Tierra de Campos; Y Santa María, que se encuentra reservada para la liturgia de la villa como única actividad, pudiendo ser visitada sólo durante las horas de culto.

Stª Eulalia

Santa Eulalia además fue declarada Monumento Nacional en el año 1962, siendo uno de los motivos por los cuales se gestó el museo que hoy contiene, inaugurado en el año 1964 y siendo así el primer museo parroquial fundado en España. Desde entonces las dos actividades, religiosa y cultural, han convivido hasta nuestros días, aunque en este momento la única liturgia ordinaria que se celebra en Santa Eulalia es la Misa Mayor de los domingos, permaneciendo el resto de la semana abierta como museo, a excepción de alguna festividad solemne, bodas o funerales.

La iglesia fue construida a lo largo de los siglos XIV, XV y XVI, de estilo gótico. Sustituyó un anterior templo de época románica del siglo XII, momento en el cual modificaron su anterior advocación de Nuestra Señora de la Asunción por la de Santa Eulalia de Mérida, dados los milagros acontecidos cuando los restos de la santa transitaron por estas tierras camino a Oviedo.

De aquel templo románico todavía se contempla hoy el arranque de la torre actual, tan original en su remate mudéjar de ladrillo y azulejo realizado a finales del siglo XV. Los tres primeros cuerpos de la torre pertenecen a la románica que, en el interior del templo a los pies, se aprecia como quedó englobada dentro de la construcción gótica. Teniendo en cuenta que nos encontramos en Tierra de Campos y que la piedra no es un material abundante, fue una decisión acertada que los arquitectos góticos decidieran conservar la fábrica románica de la torre.

Y lo último que se decide ampliar de la iglesia es la zona de la cabecera, a mediados del siglo XVI. De ahí que la arquitectura de pilares y bóvedas de aquella zona sea más compleja que el resto de la edificación, ya que fue terminada en época renacentista.

Según se iba terminando la construcción de Santa Eulalia, fueron recibiéndose las diferentes obras de ornato del templo. Los retablos que se contemplan ahora en la iglesia fueron realizados a lo largo de los siglos XVI y XVIII, renacentistas y barrocos, siendo los más antiguos los de la cabecera, fechados en el siglo XVII, y obra de Juan Medina de Argüelles. Pero al fondo de la iglesia, junto a la sacristía, se puede contemplar el retablo de Santa Lucía, elaborado ya en el siglo XVIII y de abundancia decorativa churrigueresca que caracteriza a los retablos del barroco castellano de la época.

Stª Eulalia Tablas Berruguete

También hay que hacer una mención especial al púlpito de la iglesia, elaborado a finales del siglo XV en yesería mudéjar, una labor habitual de la zona en aquel momento. La impronta mudéjar es fácil de encontrar en Tierra de Campos, tanto en labores decorativas de yeso como en azulejerías, cubiertas y artesonados.

Y por último cabe destacar la zona del Coro, con su sillería y reja en madera de nogal realizadas a finales del siglo XVI, en 1586 como indican sus placas conmemorativas, durante el Papado de Sixto V, siendo Rey Felipe II y Conde de Paredes D. Antonio Manrique de Lara. El órgano es posterior, realizado en 1780 y buen ejemplo de órgano ibérico barroco. Fue obra de uno de los maestros organeros de la época destacados en Castilla, el burgalés afincado en Fuentes de Nava, Tadeo Ortega, autor de la mayor parte de los órganos del Barroco palentino, y éste en perfecto estado de uso.