Otra festividad que se celebra en los meses de invierno y de gran importancia es El Carnaval, de carácter pagano. Durante un periodo de tiempo esta festividad fue prohibida, pero posteriormente resurgió, destacando sus concursos de disfraces y el entierro de la sardina, que posteriormente finaliza con la degustación de una gran sardinada para todos los asistentes.