Jorge Manrique

En 1440, nació Jorge Manrique, cuarto hijo de Rodrigo Manrique I, conde de Paredes de Nava. Su madre fue Mencía de Figueroa, prima hermana de Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana. Don Jorge Manrique fue señor de Belmontejo, comendador de Montizón, trece de Santiago y capitán de hombres de armas de Castilla.

Los linajes de los que descendía este soldado-caballero y poeta eran de la alta nobleza. Los Manrique tenían su origen en una de las casas grandes de Castilla: los Lara, que entroncaban con los primeros condes de Castilla y el marqués de Santillana; y por su madre los Figueroa estaban emparentados con la poderosa familia de los Mendoza. No obstante, como Jorge Manrique fue el cuarto hijo del conde de Paredes de Nava, no heredó el mayorazgo de su casa.

Era Jorque Manrique sobrino, hijo y hermano de poetas, entre los que destaca su tío Gómez Manrique, uno de los tres o cuatro mejores del siglo XV si su sobrino carnal no los hubiera eclipsado a todos. En sus obras se nota sus estudios de Humanidades.

Se cree que nació en Paredes de Nava. Su infancia debió transcurrir en la encomienda que tenía su padre, Rodrigo Manrique, en Sierra Segura, donde vivió entre soldados y cabalgaduras, muy interesado en el entorno político de su padre. Fue aquí, en Sierra Segura, donde otros sitúan su nacimiento.

Desde muy joven Jorge Manrique tomó parte activa en la vida de la Corte Castellano-Leonesa, y se tienen noticias de su intervención a favor del infante Don Alfonso, hijo de Juan II de Castilla y hermano del entonces monarca castellano Enrique IV y de Isabel la Católica.

Los votos a la Orden de Santiago no le impedían contraer matrimonio, y así lo hizo en el año 1470 con Doña Guiomar de Castañeda, hija del primer conde de Fuensalida y hermana de la tercera esposa de su padre, el Maestre Don Rodrigo. De ella tuvo dos hijos, Luís y Luisa.

En favor de sus intereses y de los de la princesa Isabel se enfrentó, junto con su padre, al Marqués de Villena en el campo de Calatrava y, posteriormente, en el asedio fortaleza de Uclés, siempre en sus batallas el poeta llevaba sobre su pecho la banda en que con letras de oro estaba bordada su famosa divisa «Ni miento ni me arrepiento».. En esta campaña morirá su padre(1476), quien inspirará sus célebres coplas.

Al final de la guerra civil castellana, fue herido en un enfrentamiento secundario en el asalto al Castillo de Garci-Muñoz, el cual estaba defendido por el Marqués de Villena (defensor de Juana la Beltraneja), y murió el 24 de abril de 1479 en Santa María del Campo-Rus (Cuenca). Jorge Manrique está enterrado junto a su padre, en el monasterio de Uclés.

La fama de sus Coplas ha oscurecido la personalidad de Jorge Manrique. Por ello, los historiadores de la época aluden sólo a Jorge Manrique como “hijo del Maestre don Rodrigo Manrique”. Y aunque las noticias concretas de su vida pública no escasean, su perfil humano queda borroso y es muy difícil de reconstruir.

Obras completas

La poesía de Jorge Manrique se sitúa dentro de la corriente cancioneril del siglo XV. Escribió tanto poemas de tema amoroso (unas cuarenta composiciones de contenido y métrica propios del amor cortés) como coplas satíricas y burlescas. Es conocido, sin embargo, por ser el autor de las Coplas a la muerte de su padre, una colección de 40 coplas dobles de pie quebrado (sextinas), elegía escrita con motivo del fallecimiento de don Rodrigo, en 1476. La obra pertenece a la tradición medieval de la ascética cristiana: contra la mundanidad de la vida, postula una aceptación serena de la muerte, que es tránsito a la vida eterna.

La poesía amorosa de Jorge Manrique no aporta originalidad aunque para Manrique el amor es el eje de la existencia: alabar a la dama y servirla constantemente. La señora suele pertenecer a un estado social más alto y la pretensión del amante se convierte en una auténtica osadía. Las obras de este estilo son:

  • Castillo de Amor, que es una alegoría de la vida guerrera.
  • Escala de Amor.
  • Don Jorge Manrique quejándose del dios del amor.
  • A la Fortuna.
  • Porque estando él dormido le besó su amiga.
  • Diciendo que cosa es amor.
  • De la profesión que hizo en la orden del amor.
  • Con el gran mal que me sobra.
  • En una llaga mortal.

Jorge Manrique compuso tan solo tres poemas burlescos en los que nunca llegó a la sátira feroz y encarnizada.

  • A una Prima suya que le estorbaba unos amores.- Juega con el doble sentido de la palabra prima (cuerda para tañer y pariente), refiriéndose al mal servicio que le hacía una prima suya en unos amores.
  • Coplas a una Beoda que Tenia empeñado un Brial en la Taberna.- Es la más conocida por lo jocoso del tema. Una mujer borracha empeña su brial (manto) para poder seguir viviendo.
  • Un Convite Que Hizo a su Madrastra.- Es el poema burlesco más extenso y se cree que fue escrito en 1476. Es el retrato de un banquete dedicado a doña Elvira, donde se aprecia el poco respeto que le tenía su hijastro Jorge Manrique

Coplas a la muerte de su Padre

Libros sobre Jorge Manrique